Captura de pantalla 2017-11-01 a las 22.00.33

VÍDEO: Principios para la evaluación formativa

La evaluación es un proceso clave en el aprendizaje y al mismo tiempo es uno de los elementos más complejos y conflictivos en cualquier contexto de educación formal.

En el vídeo al que puedes acceder haciendo click en la siguiente imagen, se hace un breve repaso sobre algunas de las características básicas que debe tener la evaluación para ser una evaluación formativa.

Captura de pantalla 2017-11-01 a las 21.56.27

Los principios en los que se debe sostener una evaluación formativa serían los siguientes:

  1. Para que la evaluación sea formativa debe ser multidireccional. Esto implica no solo que sean evaluados todos los elementos que participan en el proceso de aprendizaje, si no que todas las personas involucradas en el proceso deben estar en una u otra medida implicadas en la evaluación.
  2. Por otro lado, la evaluación debe ser un proceso que debe cumplir con la norma RR (=Riguroso y Relevante). Una evaluación formativa debe ser un proceso de recogida y análisis de datos que roza el método científico, porque es sistemático y hace un gran esfuerzo porque el diseño de los instrumentos de evaluación los haga fiables (es decir, que si los utilizamos en dos días diferenes, con dos grupos diferentes, o dos personas diferentes, recogen la misma informacióny válidos) y válidos (lo que significa que recogen la información que pretende recoger). Al mismo tiempo se debe evaluar lo importante, lo relevante, tanto para el alumno como para el profesor.
  3. La evaluación formativa tiene que ser ética. Tenemos que romper de una vez con todas con el uso de la evaluación como medio para establecer el control del grupo. Es difícil, lo sé. Tenemos muy interiorizados determinados usos tóxicos de la evaluación y no vamos a conseguir quitárnoslos de encima en dos días, pero hay que tener clara la meta: LA EVALUACIÓN ESTÁ PARA OFRECER OPORTUNIDADES DE MEJORA, NO PARA AMENAZAR.
  4. La evaluación no sería realmente formativa si no fuera continua y estuviera integrada en el quehacer diario. Son las actividades de clase, las que nos indican si se están alcanzando o no los resultados de aprendizaje (estándares) esperados. Cuando hacemos una prueba puntual (como un examen), lo que estamos haciendo es medir si el alumno responde adecuadamente o no las preguntas que en ese momento le planteamos, pero esa prueba no nos garantiza si el aprendizaje es constante y consistente.
  5. Por último, debemos evitar que la evaluación nos desborde. Solo una evaluación viable, que recoge suficientes datos como para tener evidencias del aprendizaje, pero no demasiados como para que no nos dé tiempo a analizarlos, puede convertir nuestra evaluación en una evaluación formativa orientada a la mejora de los procesos.

¿Cuáles son para ti las características de una verdadera evaluación formativa?

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>