Cómo ser un mal profesor I: 10 sencillos pasos para limitar la participación del alumno en clase

Descargar el artículo en .pdf

A continuación se presentan 10 pasos con los que podemos limitar la participación del alumnado y así empezar a convertirnos en un mal profesor. Si por el contrario quieres ser uno de esos bichos raros que todavía creen en la mejora de la calidad de la enseñanza y que trabaja para ofrecer a los niños lo mejor de sí mismo, no tienes más que hacer lo contrario que aparece en esta guía.

  1. Utilizar preguntas cerradas o de respuesta determinada: cuidado con plantear preguntas abiertas ya que pueden generar respuestas inesperadas. Lo más cómodo para el docente es hacer preguntas que sólo tengan como respuesta sí o no, y que no permitan inferir o interpretar los contenidos de una manera diferente a la que piensa el profesor. De esta forma evitaremos estimular el pensamiento crítico.
  2. Redirigir o contestar las preguntas lo antes posible: el tiempo de espera o pausa que utiliza el profesor al hacer una pregunta es crucial para recibir respuestas de los alumnos. Si no respondemos las preguntas o las redirigimos antes de que contesten los alumnos, corremos el riesgo de que los alumnos piensen por sí mismos y les acostumbremos a hacernos perder el tiempo con sus reflexiones.
  3. Crear un ambiente inhibidor: cuidado con la forma de formular las oraciones. Si utilizamos la primera persona del plural los alumnos pueden sentirse integrados y robar el protagonismo al profesor (hoy voy a hablar…, en lugar de hoy vamos a hablar…) Puede ocurrir que si propiciamos el diálogo entre alumnos, éstos pueden tomar el poder en la clase y no dejar al profesor contar todo lo que sabe.
  4. Juzgar las aportaciones: si el profesor le quita importancia a las aportaciones erróneas o inadecuadas, en lugar de castigar o reprochar dichas aportaciones, puede ser que los alumnos se sientan demasiado seguros y pongan en duda la capacidad del profesor. Si queremos que el alumno sienta amenaza sobre su imagen social o se sienta inseguro no hay más que ponerle en ridículo en cuanto intervenga con una aportación que no es del todo correcta.
  5. No tener en cuenta la participación en la evaluación: a los alumnos ya les gusta interactuar. Si queremos reducir esto, es importante que tengamos más en cuenta el resultado final obtenido que la actitud de participación en clase. Valorar la actitud y la participación es demasiado complicado.
  6. Tomar decisiones sin preguntar a los alumnos: las experiencias previas y la formación del profesor es mucho más cercano a la realidad que lo que piensen los alumnos. El hecho de pedirles a ellos su opinión sobre asuntos relativos a la decoración u organización de la clase o, aún peor, sobre las normas o hábitos de convivencia del grupo, puede hacerles pensar que ellos son los dueños de sus propios actos. El profesor perdería autoridad y poder y les daríamos pie a desarrollar sus propios intereses y no los intereses del profesor.
  7. Fomentar el trabajo individual competitivo: si se organizan tareas en un solo grupo, en lugar de grupos reducidos o parejas, conseguiremos que sólo los más aptos participen, aumentando la autoestima del profesor. Cuando hagamos una pregunta, los alumnos tendrán una oportunidad de cada treinta (en grupos de ese número) para participar, lo cual reduce mucho las posibilidades de que los alumnos digan cosas tontas o creativas. Por otro lado, un ambiente competitivo en clase nos ayudaría a que los alumnos oculten la información a sus compañeros evitando que hablen y se distraigan entre ellos.
  8. No realizar debates o role playing: los debates dan a los alumnos herramientas para rebatir o argumentar sus ideas. Imagina lo peligroso que puede ser esto para un profesor. Es más interesante que los alumnos acepten todo lo que se les diga sin poner en duda lo que se está diciendo.
  9. Utilizar únicamente el libro de texto como recurso didáctico: el libro de texto es una herramienta ideal para conseguir que los alumnos no participen en el aula. Los ejercicios suelen ser cerrados y no permiten la improvisación o el desarrollo creativo. Debemos cuidar que los alumnos no se copien unos de otros para evitar que compartan el conocimiento y que enseñen unos a otros, ya que enseñar es el papel del profesor, no del alumno.
  10. Evitar el uso de las tecnologías de la información y la comunicación: el uso de herramientas digitales de aprendizaje puede hacer que los alumnos se impliquen en la creación de información y conocimiento, llegando incluso a saber más que el profesor sobre el tema a investigar. Para evitar esto, debemos limitar el uso de las TIC a proyectar vídeos o presentaciones de las editoriales. Buscar en internet o escribir un blog les da demasiada libertad.

Referencias

De la Herrán, A. (2009) Técnicas de enseñanza basadas en la exposición y la participación. En: J. Paredes y A. de la Herrán (coords.) Práctica de la Innovación Educativa. Madrid: Síntesis.

Morell, T. (2009) ¿Cómo podemos fomentar la participación en nuestras clases universitarias? Alicante: Marfil.

 

Licencia Creative Commons
Cómo ser un mal profesor I: 10 sencillos pasos para limitar la participación del alumno en clase por Jose Manuel Sánchez Galán se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

26 comments

  1. Ping : ¿Por qué aborrecen el cole los adolescentes? 7 testimonios para repensar nuestra labor docente « Actualidad Pedagógica
  2. Ping : Cómo ser un mal profesor I: 10 sencillos pasos para limitar la participación del alumno en clase « El ProblemaTICo
  3. Ping : ARTÍCULOS DE INTERÉS | TEMAS INTERESANTES
  4. Ping : Cómo ser un mal profesor II: 10 sencillos pasos para bajar la confianza de los alumnos | Actualidad Pedagógica
  5. Ping : Cómo ser un mal profesor I: 10 sencillos pasos para limitar la participación del alumno en clase « Lavidadeunobjeto's Blog
  6. Ping : ESO | Pearltrees
  7. Ping : Por un cambio metodológico | Pearltrees
  8. Nelly Garcia de Gomez

    Muy buena esta crìtca, tambien deberian manejar, todos aquellos factores o elementos que manejamos los docentes en las frustraciones profesionales, por ejemplo: la mala preparaciòn que tiene la mayorìa de las personas que ocupan jefaturas y cargos gerenciales educativos, que van muy lejos de lo que deberìa ser sus funciones de orientaciòn y asesorìa…

  9. Juan A. Navarro

    11. No presentes la información de manera clara y directa. Decir simplemente lo que quieres decir hará muy fácil a los estudiantes entender tus ideas y discutirlas. Si presentas el material de una manera más rebuscada, por ejemplo una lista de negativos que deben de nuevo negar en su mente al ir leyendo para entender el verdadero significado de lo que tú querías transmitir, les hará más difícil comprender el material y a ti te hará ver más inteligente. (Es verdad! cómo me costó trabajo leer la lista, me duele la cabeza!!)

  10. María de Jesús

    Creo que es nuestra responsabilidad como docentes estar en continua observación de nuestro vivir dentro del aula para no contribuir a apagar esa creatividad, candidez y ese sed del conocimiento que tienen los alumnos, ya que es, como bien dice el título de este tema muy sencillo ser un mal profesor !

  11. Alfonso Cabanzo Vargas

    Estoy de acuerdo en unas afirmaciones, pero en otras no. En particular, considero que el uso de las TIC se ha convertido en un cliché. Las herramientas informáticas muchas veces evitan al estudiante pensar, lo cual es la antítesis de la educación. Este semestre, por ejemplo, traté de enseñarles a “programar” en EXCEL para explicar unos conceptos básicos de la materia. El punto no era “usar” un programa para hacer lo que ellos debían aprender, sino “programar” una hoja de cálculo. Muchos se quejaron porque debían “pensar”, y otros simplemente copiaron lo que sus compañeros hacían. Creo que hay que re enfocar este concepto de las TIC para que no se crea que es sólo hacer presentaciones en power point o abrir blogs…

    • Maria

      Creo que cuando un alumno no pone de su parte es por falta de motivación. Es muy pesado tener que pensar en algo cuando no le ves utilidad (que no significa que no la tenga). ¡Por Dios! Programar una hoja de cálculo me daría pereza hasta a mi… Estoy de acuerdo, a veces el problema puede ser el enfoque.

  12. Itsaso

    El punto ONCE que yo añadiría sería: Para ser un estupendamente mal profesor, pásate el día hablando en MASCULINO aunque también tengas…txan txan txan…NIÑAAAAAAAS en clase. Es que a veces existimos ¿Saaaabes? Tú, por mucho que estemos en el siglo XXI cíñete al modelo medieval e insiste en que el masculino abarca a ambxs, pase lo que pase. No cambies. No te plantees nada. Haz sentir a tus alumnas que no existen, ignóralas. Y si tú también eres tía, por favor te invito a que también te trates en masculino. No vaya a ser que te visibilices un poco y tu clase piense que estás mínimamente empoderada como lo que no eres: UNA CIUDADANA DE PRIMERA ¡Porque la RAE es DIOS! ¡¡Y si la RAE dice que en la O cabemos todxs, no hay más vuelta de hoja!! Si después de este sencillo paso, no te sientes lo suficientemente estúpida, también puedes utilizar “EL HOMBRE” para referirte a las personas en general, y así te quedará una clase redonda. Eeeeeeeeeeeen fin. Me da un poquitín de rabia (pero nada eh, un poquito de rabia controlada) que esta gente taaaaaaaaaaaaaan lista que escribe cosas taaaaaaaaaaaaaaaaan progres, se olvide SIEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEMPRE de nosotras.

    • Carlos

      Te apoyo totalmente…. pero en inglés!, en español, lejos de ser por machismo, da demasiada pereza estar agregando paréntesis y a’es a cuanto sustantivo encontremos. Esa es la ventaja de los maestros de inglés, el idioma nos impide sonar machistas al hablar. Ahora bien, pobres los que dan clases en español, porque a ellos sí les tocaría tardarse un 30% más al hablar o escribir, sólo para no ofender a las féminas. Saludos a todos y todas jejeje.

    • admin

      Lo cierto es que intento utilizar al máximo palabras con género neutro como docente o alumnado pero queda demasiado repetitivo y por eso opto por la opción más ágil que es utilizar el masculino como genérico. Lo hago sin la intención de excluir a nadie, sea cual sea su condición.

      (No te creas que son ideas taaaaaaaaaaaan progres, es que en educación estamos taaaaaaaaaaaaaaan retrasados que casi cualquier cosa suena a novedad)

      • Mirna

        muy bien !! CREO que le buscan la quinta pata al gato para sentirse más pro !!! no por decir jóvenes estas excluyendo a las mujeres… eso lo hacen las mujeres resentidas que en su triste vida buscan resaltar de alguna manera.

  13. Marce

    Estoy de DESACUERDO en una !!!!!!!!!!!!!! que les pongamos alternativas para COARTAR la libertad de pensamiento. En mi caso lo hago y es exclusivamente porque con 8 cursos de 45 personas es IMPOSIBLE REVISAR y ponerme a leer 360 preguntas .. TAMBIÉN TENGO VIDA !

    • admin

      Lo primero que tenemos que cambiar son las barreras estructurales como esa. En todo caso, cada vez hay más herramientas que seguro que te ayudan a personalizar el aprendizaje con un grupo elevado de alumnos. Te invito a que investigues sobre ello, estoy convencido de que algún docente ya se ha preocupado por resolver ese problema y compartirlo en la red.

  14. Sergio

    Por que está planteado como un texto negativo, podrían haber planteado lo mismo como sugerencias y de manera positivo, como está planteado suena como que los profesores son malos y tienen que dejar de serlo.

    • admin

      Gracias por el comentario. Me lo han dicho más veces. Ya hay quien lo ha puesto en positivo en su blog. La licencia es Creative Commons, si quieres copiar el texto y la idea y escribir las propuestas en positivo es todo tuyo. ;)

  15. Carlos

    Ok, totalmente de acuerdo, pero todo esto al menos yo ya lo sé. Mi problema es, que hago con jóvenes de 16 a 18 años (Secretariado Bilingue, yo doy inglés, tratando de que realmente lo hablen, cuando que siempre han ganado sin poder hablar nada), que ya están como el niño de la caricatura ‘La Elección’, a quienes trato de hacer pensar, pero les da pereza porque ya prefieren seguir con el modelo original, al que ya aprendieron a vencer, por medio de ganar sin aprender. No todas mis alumnas se rebelan al nuevo sistema, al menos la mitad de la clase lo ha recibido con mente abierta, pero que hago con la otra mitad, que ya parecen estar tan zombificadas que ya no quieren más que lo fácil, que es precisamente no pensar? Algún consejo? Gracias.

    • admin

      Me encantaría tener una respuesta a tu pregunta. A mí me pasa lo mismo con alguna parte de alumnos de la universidad. Te devuelvo la pregunta, ¿tú que harías para resolverlo?

      Creo que la clave está en poder ofrecer a cada alumno lo que necesita. Intento dar a los alumnos que son adictos a las clases magistrales, alguna píldora de método tradicional para no perderlos. Creo que la motivación es clave y que haya una correspondencia entre lo que ellos esperan de ti y tú les ofreces, y lo que lo que tú esperas de ellos y ellos te devuelven. Cuando no existe esa correspondencia, se crea una barrera entre alumno y profesor y es mucho más difícil engancharles aunque la estrategia pedagógica que uses sea la más activa posible.

      En cualquier caso, y para mantener un clima de aprendizaje positivo donde puedas exigirles con pedagogías que les hagan mantenerse muy activos es necesario que haya momentos de ruptura donde puedan aprender o evaluar sus aprendizajes a través del juego. Para ellos la gamificación funciona muy bien. Aún no me he encontrado con ningún alumno que sienta rechazo ante el aprendizaje a través del juego.

      Gracias por plantear ese problema tan interesante. Creo que está pasando en muchas aulas, pero la mayoría de los que defendemos las pedagogías activas nos limitamos a destacar sus virtudes y es cierto que algunos alumnos que llevan toda su vida de estudiante “aprendiendo” de la manera tradicional tiene algunas dificultades para aprender de otra forma.

      Un saludo. Espero que pienses alguna solución y la compartas con nosotros. Gracias.

  16. sil

    es verdad los separan unanena y un varon para q no esten con sus amigos y no pueedan hablar no puedan compartir no pueda hacer crecer es amistad dia a dia o sea te cagan la vida todo para q no hablen y no les traigan problemas

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>