Clase Ubuntu: La construcción colaborativa de conocimiento en la escuela

Estamos marcados por nuestra herencia histórica. Una herencia que nos incita a pensar que poseer conocimiento es la base de la sabiduría, y la sabiduría es la base del poder. Y mayor es el poder si conseguimos conocer aquello que los demás desconocen. Prueba de esta herencia cultural son cuentos mitológicos como el mito de Prometeo. Este no deja de ser una alegoría sobre la importancia que tiene ser más sabio que los demás. Prometeo no fue condenado por engañar a Zeus sino por robar el conocimiento a los dioses.

La nueva cultura del conocimiento, impulsada por el desarrollo tecnológico y el auge de las redes sociales, ha propiciado un cambio de paradigma a nivel global. Hemos vivido una veloz transición del “conocimiento para unos pocos” a la aparición de la “cultura libre“. Esto nos obliga a hacer un esfuerzo por transformar también las formas en que los alumnos adquieren el conocimiento en la escuela.

Cuando introducimos el concepto ubuntu en relación con la escuela (sentimiento de pertenencia a una gran totalidad) estamos hablando de la construcción colaborativa de conocimiento. No se trata sólo de que todos aprendan en equipo, es necesario sentirse seguro de uno mismo y no sentirse amenazado cuando otros son mejores en algo. Es necesario comprender que el crecimiento de un miembro del equipo nos hace crecer a todos y que cada uno cumple un rol imprescindible en ese crecimiento.

La construcción colaborativa de conocimiento está un peldaño por encima del aprendizaje cooperativo. Éste último tiene como meta que todos los alumnos adquieran un aprendizaje  con la ayuda de otros compañeros, mientras que la construcción colaborativa de conocimiento persigue aumentar el conocimiento colectivo, independientemente de que todos los miembros del equipo aprendan o no todos los contenidos. De esta forma podemos encontrar un equipo donde cada miembro sea “experto” en un tema diferente al de los demás. La colaboración supone supone una interacción en la cual los individuos son responsables de sus acciones, respetando las capacidades y las contribuciones de los demás y tratando en lo posible aprender de ellas.

La construcción colaborativa de conocimiento en la escuela sigue los pasos que se exponen a continuación, teniendo en cuenta que la flexibilidad es una característica intrínseca de cualquier proceso metodológico y que las fases podrían solaparse, saltar alguna para después volver hacia atrás, o añadir o eliminar alguna de ellas si procede. El profesor es el encargado de guiar al alumno en este proceso.

  1. Problema a resolver: Un alumno o un grupo genera una pregunta. Ejemplo: ¿Qué es la Luna?
  2. Establecer palabras clave: Se eligen las palabras clave que puedan definir el problema de manera que sea más sencillo generar relaciones con otros alumnos que estén investigando sobre temas similares. Ejemplo: astronomía, Luna, Sistema Solar, planeta.
  3. Generar hipótesis: Quien generó la pregunta responde lo que conoce sobre el tema antes de comenzar el proceso de investigación colectiva. Ejemplo: “La Luna es una roca gigante que gira alrededor del planeta Tierra y refleja la luz del Sol.”
  4. Investigación colectiva: Otros alumnos realizan una búsqueda para aportar una nueva información de manera que se pueda contrastar la hipótesis planteada. Ejemplo: Alumno 1 “La Luna es un satélite que gira en una órbita generada por la gravedad terrestre”. Alumno 2 “Es el satélite natural de la Tierra y es en tamaño el quinto satélite más grande del Sistema Solar”. Alumno 3 “La Luna es el segundo cuerpo celeste que proyecta más luz sobre La Tierra, aunque no tiene luz propia sino que refleja la luz solar” …
  5. Nuevas preguntas: A lo largo de todo el proceso el profesor y el resto de compañeros intervienen generando nuevas preguntas que guían al alumnado a profundizar más sobre el problema. Ejemplo: ¿Qué es un satélite? ¿Por qué la Luna está en órbita? ¿Qué es la gravedad? …
  6. Investigación individual: El alumno o grupo de alumnos que genera la primera pregunta realiza una investigación profunda con el objetivo de resolver el primer problema y de responder aquellas preguntas que han sido realizadas por el resto del colectivo.
  7. Elaboración del proyecto: La investigación realizada se traduce en un proyecto que puede ser la realización de un artículo, un vídeo, un póster o cualquier otro elemento tangible que pueda empezar a formar parte del colectivo y que pueda ser consultado y evaluado por la audiencia.
  8. Exponer el proyecto ante la comunidad: Los alumnos exponen los resultados de su investigación ante la comunidad que proporcionan un feedback y evalúan el trabajo realizado.

Los CSCL (computer-supported collaborative learning) pueden ser una herramienta de gran ayuda para la construcción colaborativa de conocimiento. En próximos posts presentaré algunas herramientas TIC que pueden apoyar esta metodología. De momento, os adelanto un software gratuito que es una excelente herramienta tanto para la construcción colaborativa de conocimiento como para apoyar el Aprendizaje Basado en Proyectos. Pincha en la imagen para ir a la web de Asana.

asana software

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

One comment

  1. Ping : Clase Ubuntu: La construcción colaborativa de conocimiento en la escuela | educatrip

Escribe un comentario

Puede usar HTML:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>